Juramento Hipocrático (Convención de Ginebra, 1948):

– En el momento de ser admitido entre los miembros de la profesión médica, me comprometo solemnemente a consagrar mi vida al servicio de la humanidad.
– Conservaré a mis maestros el respeto y el reconocimiento del que son acreedores.
– Desempeñaré mi arte con conciencia y dignidad. La salud y la vida del enfermo serán las primeras de mis preocupaciones.
– Respetaré el secreto de quien haya confiado en mí.
– Mantendré, en todas las medidas de mi medio, el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica. Mis colegas serán mis hermanos.
– No permitiré que entre mi deber y mi enfermo vengan a interponerse consideraciones de religión, de nacionalidad, de raza, partido o clase.
– Tendré absoluto respeto por la vida humana.
– Aun bajo amenazas, no admitiré utilizar mis conocimientos médicos contra las leyes de la humanidad.
– Hago estas promesas solemnemente, libremente, por mi honor.

Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias: Ver documento
Código de Deontología Médica y Guía de Ética Médica (julio de 2011): Ver documento

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies